¿Eres [email protected]?
Te guiamos

5 consejos para cuidar tu cuerpo

13 de abril de 2021

¿Hay algún consejo eficaz para aprender a cuidar el cuerpo? Sugerimos 5 que son un muy buen punto de partida:

Cuidados, sueño y cosmética

Cuidar el ritmo de sueño-vigilia se convierte en algo muy importante para mantener alto el nivel de energía. Si no se duerme se alteran muchas funciones vitales y conviene cuidar los pensamientos y la exposición a la televisión o al móvil que nos imponemos antes de dormir, dañando nuestro sistema nervioso y nuestros ojos. Cuando nos levantamos, tenemos que cuidar nuestra piel, mirarnos al espejo, cuidar nuestros ojos, toda nuestra cara. Incluso si la calidad del sueño es pobre, sólo restaurando el orden y el cuidado en nuestras acciones individuales, momento a momento.

El tacto y el espejo

Tocar la piel crea un excelente contacto íntimo con el propio cuerpo. Nos encerramos, nos conocemos. Debe hacerse con mucha confianza y pureza, como si lo tocaras por primera vez. El espejo también es un excelente aliado. Habla contigo mismo, saca el valor para explicar a tus propios ojos lo que sientes, lo que quieres, lo que amas. Intenta alimentarte con frases y afirmaciones positivas, define tus deseos y tus proyectos, díselo al espejo. El efecto sobre la autoestima es inmediato, tanto como la confianza en uno mismo y en la vida.

Limpiar tus pensamientos

Presta atención a lo que te dices a ti mismo y a lo que te cuentas sobre tu cuerpo y tu vida. Si te pasas con el azúcar o tienes hábitos que consideras malos, no te quejes y arremángate, cámbialos empezando por el presente. Hacer algo que te crea antipatía y perpetuar la acción no es bueno para tu cerebro y, en consecuencia, para tu cuerpo.Rompe los patrones que te crean antipatía identificándolos primero. Cansa las fuertes críticas que diriges a tu cuerpo y empieza a pensar de forma proactiva y segura.

Caminar y respirar

A medida que tus pies se adentran -quizás en la naturaleza- tus pensamientos se remodelan y se limpian. Vigila también tu respiración y sobre todo la fase de exhalación, céntrate en dejarte llevar. Caminar mientras se medita, respirando lentamente, permite crear un contacto profundo con el cuerpo, sintiendo bien el balanceo del pie y el movimiento de las rodillas y las caderas. Mantén el cuello largo y libre mientras avanzas. Caminar reduce el riesgo de diabetes, hace trabajar bien al corazón y tonifica los músculos, al tiempo que quema gradualmente calorías. Puedes aumentar lentamente el ritmo y encontrar una armonía gradual en el movimiento. Basta con 30 minutos al día para sentir los beneficios de la marcha en todo el cuerpo y la psique.

El poder de la danza

Incluso si nunca has seguido cursos específicos o nunca te has considerado un buen bailarín, intenta bailar sin un patrón, por el puro placer del movimiento. Bailar libera mucha energía atrapada en el cuerpo y, tras una buena sudada con el ritmo adecuado, puedes darte una ducha que te ponga en contacto con tus tejidos y sentidos. Baila sólo por el hecho de moverte, sin una coreografía, como tu cuerpo quiere y desea. También puedes pedirle a tu pareja que se una. Mientras bailas quemas calorías, fortaleces los músculos y gestionas la masa de forma consciente. Aumentas tanto la resistencia como la respiración, además de la autoestima. Tu salud emocional general también mejora y te liberas de mucho estrés.

Intimidad con nuestros cuerpos y parejas

La forma en que experimentamos nuestro cuerpo influye directamente en la actitud con la que nos entregamos a nuestra pareja y decidimos abrirnos al placer en todas sus formas. Para que el disfrute fluya con armonía, debemos ser capaces de aceptar nuestro cuerpo y tener confianza en él. Del mismo modo, debemos evitar los juicios y las críticas demasiado polémicas o los comentarios pesados sobre el cuerpo de la persona con la que estamos. A veces, si nos juzgamos a nosotros mismos, entramos en una vorágine de pensamientos negativos en la que resulta fácil involucrar a la otra persona. Nunca olvides que la emoción y el cerebro son grandes aliados y que la primera siempre pasa por la segunda.

Empezar con pequeños proyectos de cambio, quizás para realizarlos juntos. El ayuno intermitente, una dieta adecuada y bien planificada o paseos y ejercicios específicos para hacer juntos. Estos nuevos hábitos tienden a elevar inmediatamente el nivel de intimidad, especialmente si se toman como retos lúdicos que os animen a divertiros incluso bajo las sábanas. La regla: si te gusta tu cuerpo, también te gusta mostrárselo a tu pareja, siempre que recuerdes que el entendimiento en la esfera íntima se juega en muchos otros factores además de la estética. Cuida tus olores, tus perfumes, tus uñas, tu piel, tu pelo, tu cara. Cuídate, ten en el corazón todo tu "templo sagrado".

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram